fbpx Saltar al contenido

Dieta paleo: ¿Qué es y cuales son los beneficios?

Una dieta paleo es un plan de alimentación que se basa en alimentos similares a los que se habrían comido en el Paleolítico, que data de hace aproximadamente 2,5 millones a 10.000 años.

Una dieta paleo suele contener carne de res magra, pescado, frutas, vegetales, frutos secos y semillas: alimentos que se podían obtener de la caza y la recolección en el pasado. Una dieta paleo limita los alimentos que comenzaron a ser frecuentes cuando surgió la agricultura hace casi 10.000 años. Algunos de estos alimentos son los productos lácteos, las legumbres y los cereales.

 

Otros nombres para la dieta paleo son «dieta paleolítica», «dieta de la Edad de Piedra», «dieta del cazador-recolector» y «dieta del cavernícola».

Objetivo de una dieta paleo 

El objetivo de una dieta paleo consiste en regresar a un modo de alimentación más similar al de los primeros humanos. El razonamiento de la dieta es que el cuerpo humano es genéticamente incompatible con la alimentación moderna que surgió a partir de la aparición de la agricultura, una idea que se conoce como «hipótesis de discordancia».

 

La agricultura cambió lo que comían las personas y estableció los lácteos, cereales y legumbres como alimentos de primera necesidad adicionales en la dieta humana. Según esta hipótesis, este cambio relativamente tardío y rápido en la dieta superó la capacidad de adaptación del cuerpo. Se cree que esta incompatibilidad es un factor que contribuye a que en la actualidad prevalezcan la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardíacas.

¿Por qué seguir una dieta paleo?

Puedes optar por seguir una dieta paleo porque:

  • Quieres adelgazar o mantenerte en un peso saludable
  • Quieres ayuda para planificar las comidas

Diversas fuentes sobre la dieta paleo afirman que este tipo de alimentación implica beneficios para la salud como:

  • Mantener el equilibrio de la energía a lo largo del día.
  • Conseguir que los niveles de azúcar en sangre sean estables y adecuados.
  • Mejorar la piel y la dentadura.
  • En el caso de personas que hacen deporte, el entrenamiento es más efectivo y fácil de completar.
  • Reducir las alergias.
  • Quemar la grasa acumulada y, por lo tanto, perder peso y prevenir la obesidad a largo plazo.
  • La combinación de carnes y pescados con verduras y frutas sacia lo suficiente, por lo que las personas que necesitan controlar su peso no pasan hambre.
  • Favorece el descanso y tener un sueño de calidad.

Alimentos permitidos

  • Frutas
  • Vegetales
  • Frutos secos y semillas
  • Carnes magras, especialmente de animales alimentados con pastura o de animales de caza
  • Pescado, especialmente aquellos con alto contenido de ácidos grasos omega-3, como el salmón, la caballa y el atún albacora
  • Aceites de frutas y frutos secos, como el aceite de oliva o el aceite de nuez

Alimentos prohibidos

  • Cereales, como el trigo, la avena y la cebada
  • Leguminosas, como los frijoles, las lentejas y los guisantes (como los chícharos)
  • Productos lácteos
  • Azúcar refinada
  • Sal
  • Papas
  • Alimentos muy procesados en general

Contraindicaciones

  • Problemas cardiacos: como la dieta está basada en alimentos con elevado contenido de proteínas animales, como el marisco, la carne magra, los huevos o el pescado, pueden provocar el aumento del colesterol malo LDL, la disminución del colesterol bueno HDL y aumentar los riesgos de sufrir enfermedades cardiacas.
  • Problemas renales: con tanta proteína los riñones tienen que trabajar más, eliminando más cantidad de urea gracias al torrente sanguíneo.
  • Gripe por bajos carbohidratos: como cuenta Sébastien Noël, creador de Paleo Leap un blog de recetas de esta dieta, cuando se eliminan los cereales, almidones y leguminosas algunas personas pueden sufrir fatiga, irritabilidad o temblores. Estos síntomas pueden durar entre tres o cuatro semanas.
  • Déficit vitamina D: esta falta de vitamina D se produce a corto plazo pero puede ser sustituida por suplementos o por la recomendación diaria de exposición solar.
  • Hipotiroidismo: algunas de las personas que pasan a tener dietas con bajo contenido en hidratos de carbono pueden tener a largo plazo síntomas de hipotiroidismo, pues al perder mucho peso el cuerpo reduce la función tiroidea para poder ahorrar energía.
  • Antojos: una de las características de esta dieta es que se suelen tener muchos antojos, sobre todo de dulces, pues se prescinde totalmente de cualquier clase de azúcares.
  • Cetosis: es un proceso que ocurre cuando se implanta esta dieta en personas con poca grasa y la quema de ella puede provocar mal aliento, mareos o incluso insomnio.