fbpx Saltar al contenido

La Dieta del Metabolismo Acelerado: La tendencia 2020

¿Qué es la Dieta del Metabolismo Acelerado?

La Dieta del Metabolismo Acelerado o (DMA), creada por la nutricionista americana Haylie Pomroy, es un plan que te permite adelgazar hasta 10 kg en 28 días, y sobretodo, reparar tu metabolismo. Sin embargo, el plan puede ser complicado de entender, algunos alimentos son difíciles de encontrar en ciertos países y es importante saber organizarse para no estar todo el día cocinando. En esta guía, te explicaré como seguir la dieta de manera sencilla y sacar el máximo de este plan. ¡Vamos a ver por donde se empieza!  

Nota de la autora

Empecé a seguir la DMA en 2016 y desde entonces nunca la he dejado. Es un tipo de alimentación muy variada, que me hace sentir bien. En mis primeros 28 días (primer ciclo) perdí 5 kilos, en los siguientes 28 días perdí 3 kilos más y desde entonces he alternado mantenimiento a ciclos completos para seguir perdiendo con calma los kilos que me quedan, sin tener que renunciar a viajes ni comidas especiales de vez en cuando. En esta guía comparto toda la información que he ido recopilando durante estos años del blog de Haylie, las redes sociales y mi propia experiencia. Aún así, quiero dejar claro que NO soy parte del equipo de Haylie ni estoy afiliada a ella, y que esta guía no sustituye la lectura del libro La Dieta del Metabolismo Acelerado de Haylie Pomroy. Recuerda que antes de empezar cualquier dieta, es aconsejable que consultes con tu médico.

Factores a tomar en cuenta

  • Evitar la comida basura que ralentiza nuestro metabolismo: al hablar de comida basura me refiero a esas comidas que llevan todo tipo de azúcares, harinas refinadas y grasas poco saludables. Este tipo de comidas acaban transformándose en grasas que nuestro cuerpo almacena.
  • Comer más: aunque pueda parecer antiintuitivo, comer más comida (saludable) y más veces al día es mucho más efectivo que comer sólo dos hojas de lechuga. La explicación de esto es que nuestro metabolismo para repararse necesita energía, mucha energía, mucha más de la que una dieta hipocalórica nos va a dar.
  • Hacer deporte: el deporte, a parte de ser un “antidepresivo” natural (ya que nuestro cuerpo segrega endorfinas y eso nos da buen humor) es una forma excelente de acelerar nuestro metabolismo y generar masa muscular.
  • No estresarse: aunque pueda parecer que no está relacionado, una de las cosas que más contribuye a la alteración del peso es el estrés. No sólo porque puede llevarnos a comer por ansia, sino también porque cuando estamos estresado nuestro cuerpo no trabaja bien.

Las fases

Como ya he dicho, esta dieta dura al menos 28 días que corresponden a 1 ciclo. Cada ciclo tiene 4 semanas y cada semana se divide en tres fases. Cada una de ellas tiene unas características y unos objetivos específicos. En cada fase se comen cierto tipo de alimentos. El CAPÍTULO 3 del libro La Dieta del Metabolismo Acelerado  está dedicado a la explicación detallada de las fases, aquí propongo un resumen y el mapa de las comidas:

  • FASE 1: granos + frutas
  • FASE 2: Proteínas + verduras alcalinas
  • FASE 3: Grasas saludables

Fase 1

La Fase 1 dura 2 días y está pensada para asimilar los alimentos y transformarlos en energía. Además, esta fase, gracias a la presencia de azúcares naturales tiene como resultado calmar las glándulas suprarrenales.

Es la fase de más alto IG, abunda en frutas y cereales de medio índice glucémico, es moderada en proteínas y baja en grasas. En esta fase está previsto al menos un entrenamiento de cardio.

 

Fase 2

La Fase 2, al igual que la 1, dura 2 días, su objetivo principal es liberar las grasas acumuladas.

Es la fase con menos calorías y màs proteínas, prevé que se consuman sólo proteínas de origen animal y verduras alcalinas. Las verduras son aún más importantes en esta fase ya que ayudan a mantener nuestro PH. En esta fase está previsto al menos un entrenamiento anaeróbico.

 

Fase 3

La Fase 3 dura tres días y tiene como objetivo transformar las grasas liberadas durante la Fase 2 en energía.

Es una fase alta en grasas saludables, moderada en proteínas, muy moderada en granos y con frutas de bajo IG. En esta fase está previsto al menos una sesión de una actividad física que relaje nuestro cuerpo.